Cómo Iniciar una Granja de Animales (Guía Simple)

como tener una granja

La agricultura y la ganadería son una de las industrias más importantes del mundo. Además de producir buenos alimentos, las granjas son fuentes de otros productos que usamos y consumimos a diario.

Es por ello que puede ser muy gratificante establecer un pequeño negocio granjero.

La buena noticia es que hoy en día, puedes tener una granja aunque no hayas nacido en una familia de granjeros.

En esta guía enseñaremos cómo empezar una granja exitosa. También cubriremos información crucial sobre los requisitos para tener una granja, tipos de granjas y más.

Tabla de contenidos

1. Elige un tipo de granja

Antes de comenzar un negocio ganadero, debes decidir qué tipo de pequeña granja deseas administrar.

Hay muchas opciones y cada una tiene sus pros y sus contras. Recuerda basar tu elección en un equilibrio entre algo que te apasione y que sea comercial.

Con experiencia y educación, la decisión sobre el tipo de granja que deseas administrar será un poco más fácil.

Es mejor si esta decisión se basa en la ubicación, el área del terreno y el presupuesto.

Si bien la pasión es clave, es esencial que no te limites solo a hacer lo que te gusta, también trata de hacer aquello que pueda generarte más ingresos.

Aquí hay algunos tipos de granjas comunes a considerar:

  • Granja de cría para carne.
  • Granja lechera.
  • Granja de cultivos.
  • Granja de flores.
  • Granja de forrajes
  • Huerto y/o viñedo.
que necesito para poner una granja

Identifica tus activos y oportunidades

Si eres un agricultor nuevo, es posible que te resulte difícil identificar sus fuentes de apoyo y recursos.

Por eso, es buena idea tener algún tipo de ahorro para empezar, pero si realmente no tienes más que el deseo y las ganas de sacar el proyecto adelante, comienza con poco.

Ahorra de tu trabajo fijo y dedícale tus horas libres a tu granja, también recuerda trabajar un proyecto a la vez.

El capital social es tu mejor aliado para empezar. Otros granjeros o agricultores generalmente están felices de ayudar a los nuevos granjeros y pueden compartir equipos, ser voluntarios o incluso prestar dinero.

Necesitarás de la ayuda de amigos, familiares, mentores, información y capital para iniciar. Toda la ayuda que puedas recibir será bienvenida, pero no debes abusar de los voluntarios constantemente.

Es mejor idea que empieces poco a poco de manera que tengas el control de todo.

A su vez, considera tu ventaja competitiva desde el principio. Es tentador comenzar de inmediato con algo que no requiera un gran desembolso de dinero y que sea fácil de hacer.

Por ejemplo, criar pollos no cuesta mucho al principio. Los pollos criados en pastos son baratos de alimentar; la carne y los huevos de pollo criados en pastos son productos populares.

Puede ser un negocio muy exitoso, pero antes de invertir en él, echa un vistazo a la competencia.

Si ya hay muchos otros pequeños criadores en tu área haciendo esto, puede que no valga la pena hacerlo.

Identifica tus obstáculos

Comienza preguntándote, ¿qué necesito para poner una granja? En función al tipo de granja que quieres tener.

Y antes de que tu pequeña finca o casa se convierta en tu negocio ganadero, aprovecha la oportunidad de saber exactamente dónde es mejor tener tus tierras, qué necesita la tierra y qué tiene el potencial para tener éxito en el mercado.

Por ejemplo, si estás comenzando con un terreno relativamente poco desarrollado, determina tus objetivos personales y piensa en cómo el ganado puede ayudarte a lograr esos objetivos.

Lo que se busca con esto es sacarle el máximo provecho al terreno gastando lo menos posible.

Por ejemplo, si tienes buen pasto, obviamente es un buen lugar para criar ganado vacuno, ovinos y algunos tipos de aves como pollos y gallinas.

Pero, ¿qué sucede si tienes una propiedad densamente arbolada con suelo rocoso o mucha maleza?

Esto puede verse como un obstáculo en primera instancia.

Pero esto realmente no es así, este tipo de propiedad puede ser muy útil para la cría de cerdos, cabras y/o equinos. Estos animales viven bien en áreas boscosas y tupidas con poca o ninguna intervención de su parte.

Después de un período de tiempo dedicado a criar cerdos o cabras a través del área boscosa, encontrarás muchas malezas que ya no será tan difícil de eliminar. La tierra será fácil de limpiar, incluso puedes recoger la madera (leña) y venderla.

Igualmente, puedes aprovechar el espacio para replantar la tierra con buenos cultivos.

Otra consideración importante al decidir qué plantar y cómo plantarlo es la condición del suelo y lo que se plantó primero en el terreno. Asegúrate de haberlo probado y preparado antes de hacer una gran inversión.

Si no es bueno para ninguna de las crías o cultivos que te acabamos de mencionar, es hora de plantearte adquirir un nuevo terreno.

2. Escribe un plan de negocios

Para comprender si tu granja será rentable, necesitas un plan de negocios. El plan de negocios es una «hoja de ruta hacia el éxito».

Te brinda información sobre quién eres tú, qué quieres y cuál es el plan para llegar allí. Esta es una guía sujeta a cambios, pero es un buen punto de partida para convertirse en profesional agropecuario.

Después de tu investigación, esperamos que hayas identificado algunos clientes objetivo, que guiarán toda la estrategia comercial, también los costos operativos, los canales de distribución y el tipo de animales que criarás para comercializar.

Escribir el plan de negocios agrícola oficial te pondrá de humor para realmente comenzar. Incluso si el plan inicial nunca se realiza, te guiará en la dirección correcta.

Es posible que revises muchas propuestas de planes de negocios antes de decidir finalmente cuál funcionará realmente y se ejecutará.

Proyéctate a largo plazo y sé flexible

A medida que desarrolles el plan de negocios, proyecta tus metas para los próximos cinco o diez años. Piensa en lo que quieres hacer mejor y luego establece objetivos más pequeños para lograr de vez en cuando.

Visualiza cada aspecto de tu plan de negocios como un escalón más que te llevará hacia tu objetivo final.

Al final de cada año, realiza un análisis exhaustivo para determinar qué funciona y qué no, de modo que puedas realizar cambios para llegar al plan de negocios más exitoso.

Para el tercer año, debes tener un plan viable firmemente establecido. Una de las claves para escribir un plan exitoso es permitir a todos los involucrados en el funcionamiento de su granja en la redacción del plan.

Tener un buen plan de negocios es fundamental para conseguir financiación en el futuro.

Los recursos, herramientas, los precios (toma en cuenta la inflación), las condiciones climáticas y las políticas cambian de un año a otro.

Calcula tu presupuesto para este año y años posteriores con la información que tienes. Siempre puedes hacer cambios más tarde.

como iniciar una granja de animales

Ten siempre un plan B, especialmente en los primeros años. Recuerda que todos los negocios nuevos, perderán dinero al principio. Asegura un plan de supervivencia por si todo va mal.

Querrás evitar a toda costa tener que pedir dinero prestado durante los primeros años.

Puede haber casos en los que tendrás que asumir una pequeña deuda para llevar su cosecha o realizar alguna otra función necesaria para ganar dinero. Cuando esto suceda, haz todo lo posible para hacerlo de una manera que no pongas en peligro tu hogar y tu granja.

Por ejemplo, encontrar un préstamo privado de un miembro de la familia o solicitar una subvención.

Si en el tercer año de la granja no estás firmemente establecido, deberás volver a evaluar y analizar cada aspecto de su operación para identificar lo que debes hacer para tener éxito.

3. Haz un análisis de mercado

Antes de siquiera preguntarte, ¿cómo tener mi propia granja? Debes identificar el canal de mercado local para saber dónde puedes vender tus productos una vez que los tengas.

Encontrar a sus clientes es uno de los aspectos más críticos de administrar un negocio agropecuario rentable.

Idealmente, comienza a vender en donde tengas menor competencia para asegurar tus primeras inversiones.

Algunos posibles canales de comercialización para sus productos incluyen:

  • Agricultura apoyada por la comunidad (CSA)
  • Ventas al por mayor.
  • Ventas al por menor.
  • Venta a otras granjas o fincas.
  • Entrega a domicilio a clientes.
  • Ventas en restaurantes u otros locales.
  • Mercado de agricultores (ferias libres).
  • Puestos/locales propios.
  • Venta a través de tu sitio web.
  • Venta a través de redes sociales.

Una o algunas de estas oportunidades podrían representar la gran mayoría de tus ventas.

También es una buena idea socializar con otros para tener un plan de respaldo en caso de cambios repentinos en el mercado.

Ampliar tu red de contactos seguro que te será de ayuda en algún momento y no tengas miedo de hacerlo, recuerda que los demás granjeros no siempre son tu competencia.

El lado positivo de esto es que un método de marketing puede conducir naturalmente a otro.

Por ejemplo, si comienzas con una granja o un quiosco propio, o si vas al mercado de productores, aumentará rápidamente el reconocimiento de tu marca. Esto es hacer branding.

Seguro que adquirirás fama si tus productos son de calidad.

Esto te permitirá desarrollar oportunidades de entrega, en línea, restaurante, venta al por mayor, etc.

4. Crea tu marca

Si deseas iniciar un negocio, no es necesario que crees algo completamente nuevo. Solo tienes que encontrar una categoría rentable y vencer a la competencia.

Esto no significa que tienes que vender menos productos, más bien nos referimos a que tienes que hacerlo mejor que los demás.

Si comprendes el mercado y te comprometes a proporcionar productos y servicios superiores a los de tus competidores, es más probable que tu pequeña empresa granjera tenga éxito.

Empieza identificando tus mejores productos. Piensa en las formas de entregar tus productos que puedan aumentar tus ventas.

Esto puedes lograrlo con regalos adicionales a las compras de tus clientes, empaquetados únicos y especiales, etiquetas, cupones de descuento, etc.

De igual manera, conoce a otros granjeros en tu área y descubre qué funciona mejor para ellos.

Consolida tu marca (Branding)

Para crear un producto superior, debe presentar la imagen es ser superior. Para ello, es necesario invertir en herramientas de marketing y branding, como el logotipo, el sitio web y la presencia en las redes sociales.

No todos los agricultores tienen experiencia en la creación de una marca, por lo que puede ser mejor subcontratar estas tareas a un consultor de marketing independiente, también puede ser una agencia de marketing.

5. Capacítate y obtén experiencia

La mayoría de granjeros hoy en día, no han necesitado asistir a escuelas o cursos de ganadería o agricultura porque sus habilidades han sido transmitidas de generación en generación.

Pero quienes están iniciando, deben adquirir conocimientos y habilidades para saber cómo cuidar a los animales y cómo cultivar.

Puedes adquirir dichos conocimientos asistiendo a cursos o talleres para granjeros, también puedes aprender de otros profesionales, asimismo puedes aprender de manera autodidacta por medios digitales, como este mismo blog, videos de YouTube o libros.

Cualquier medio es bueno para aprender; sin embargo, lo mejor es ir directamente a la tierra y aprender a través de la experiencia.

6. Comienza a trabajar

Una vez que hayas recibido la capacitación necesaria, hayas asegurado financiamiento, establecido relaciones, y tengas todo listo en papel, ¡es hora de comenzar!

Trabaja tu tierra poco a poco, compra animales, planta semillas. Estos detalles serán estacionales y sensibles al tiempo según el tipo de granja que deseas iniciar.

No importa qué tipo de granja pequeña o grande quieras comenzar, debes estar preparado para hacer una cosa: ¡trabajar duro!

Los animales y los cultivos son un desafío, pero aprender a administrar una granja también puede ser muy gratificante.

Conclusiones

La ganadería y la agricultura pueden comenzar como un pasatiempo para luego convertirse en un negocio multimillonario. Con un poco de trabajo duro, dedicación, y siguiendo los pasos anteriores, también puedes aprender a administrar una granja.

Pero no todo es trabajo duro, también es necesaria un poco de inteligencia y estrategia.

Muchas granjas fracasan porque no tienen un plan sólido o porque no entienden bien el mercado. Una de las primeras cosas que debes entender para tener éxito es quién es tu comprador.

Si no sabes quiénes serán tus potenciales clientes, no podrás vender tus productos. De nada te servirá criar animales y cosechar el mejor producto si luego no tienes a nadie que te compre.

Por tanto, antes de tomar cualquier decisión importante, investigue la oferta y la demanda en su área. Querrás identificar a tus futuros clientes y comprender lo que quieren y necesitan.

Este conocimiento hará que su proceso de toma de decisiones y toda su experiencia en la pequeña granja sean más fáciles y placenteras.

¿Ahora ya tienes claro lo que debe tener una granja y cómo hacer una granja real?

Si es así, entonces no hay tiempo que perder… ¡Toma acción hoy mismo!


También podría interesarte »