Alimentación de los Caballos: Todo lo que Debes Saber

Para mantener a su caballo fuerte, activo y saludable, es importante proporcionarle una dieta equilibrada y adecuada que se adapte a sus necesidades nutricionales específicas.

Sin embargo, muchos dueños de caballos se encuentran desafiados por la complejidad de la nutrición equina y por asegurarse de que sus caballos reciban la cantidad adecuada de vitaminas, minerales y calorías.

En este artículo, examinaremos todo lo que debes saber sobre la alimentación de los caballos, incluyendo las necesidades nutricionales básicas, los tipos de alimentos sugeridos y cómo evitar problemas comunes relacionados con la alimentación del caballo.

Tabla de contenidos

Entendiendo el sistema digestivo equino

El proceso digestivo de un caballo tarda de 45 a 72 horas en completarse. Consta de dos partes: el intestino anterior y el intestino posterior.

El intestino anterior, formado por el estómago y el intestino delgado, digiere y absorbe la mayoría de los nutrientes en los alimentos.

El intestino posterior, compuesto por el ciego, el colon grande y pequeño y el recto, contiene microbios que ayudan a digerir la fibra de la dieta.

Los estómagos de los caballos son pequeños en comparación con su tamaño y producen ácido gástrico constantemente. Es importante alimentarlos dos o más veces al día en un horario regular para prevenir la formación de úlceras gástricas.

Un caballo de 1000 libras debe comer entre 10 y 20 libras de forraje al día, representando el 1-2% de su peso.

Si deseas cambiar su dieta, hazlo gradualmente en un plazo de 5 a 7 días para prevenir problemas digestivos.

Nutrientes necesarios

Los requerimientos nutricionales de los equinos se dividen principalmente en seis categorías:

Agua

El agua es un componente crucial del cuerpo de un caballo, representando alrededor del 70-75% de su masa. Es esencial para mantener un metabolismo saludable y regular la temperatura corporal.

La cantidad de agua que un caballo necesita beber diariamente varía dependiendo de su tamaño, entorno y estilo de vida, pero se estima que un caballo beberá entre 10 y 15 galones al día.

Carbohidratos

Los carbohidratos son un nutriente fundamental que proporciona la principal fuente de energía para los caballos y otros animales.

Los carbohidratos se clasifican en estructurales y no estructurales (NSC). La celulosa en el heno y la hierba es un ejemplo de un carbohidrato estructural.

En algunos casos, los caballos pueden tener que limitar la cantidad de NSC (como almidón o azúcar) en su dieta debido a enfermedades endocrinas o musculares, como la miopatía por almacenamiento de polisacáridos (PSSM) o la enfermedad de Cushing.

Proteínas

A pesar de que muchos alimentos para caballos contienen proteínas, lo que realmente se requiere son los aminoácidos.

Durante la digestión, las proteínas se descomponen en aminoácidos que se absorben en la sangre a través del intestino y se distribuyen a todo el cuerpo.

Los aminoácidos se usan para formar músculos, órganos internos, huesos, sangre, piel, cabello, pezuñas y otras partes del caballo. Cualquier aminoácido que no se utilice se convierte en energía o se excreta.

Grasas

Grasas o aceites también actúan como una fuente de energía para los caballos, ofreciendo más energía por gramo que los carbohidratos.

Sin embargo, es importante no exceder el 10% de la dieta de un caballo con grasas o aceites, ya que ofrecen una concentración más alta de energía. Estos pueden ser una buena opción para caballos que tienen dificultades para tolerar los carbohidratos no estructurales.

Vitaminas

Aunque se requieren en cantidades pequeñas, las vitaminas son esenciales para el bienestar de los caballos.

La mayoría de los caballos pueden obtener la cantidad necesaria de vitaminas pastando en hierba, pero en caso contrario, puede ser necesario suministrar un complemento vitamínico.

Minerales

Los minerales son compuestos esenciales que se requieren en pequeñas cantidades y que no tienen enlaces carbono-hidrógeno.

Algunos minerales cruciales para la salud de un caballo incluyen hierro, cobre, fósforo, calcio y magnesio. Por ejemplo, el hierro es valioso para el transporte de oxígeno en el cuerpo, mientras que el calcio y el fósforo son valiosos para mantener y formar huesos y dientes.

Tipos de alimentos para caballos

La dieta de caballo diaria necesaria puede venir de una variedad de opciones.

Es común proporcionar a los caballos una mezcla de diferentes tipos de alimento para mantener su salud.

Pienso o balanceado comercial

El concentrado comercial es una combinación de diferentes granos y complementos que se añaden para mejorar su contenido nutricional.

Normalmente, incluyen granos con una elevada cantidad de fibra. Estos alimentos pueden ser específicos para caballos de diferentes edades y estilos de vida.

Cualquier dieta de caballo puede ser prácticas, fáciles de usar y formulada de manera adecuada para brindar a los caballos la nutrición necesaria.

Forraje

El forraje, ya sea heno o cualquier otro tipo, debería ser la base principal en la dieta de un caballo. Puede ser un pasto fresco, como el pasto de huerta, o un cultivo leguminoso como la alfalfa.

El heno de alfalfa es una opción adecuada para caballos que realizan mucho trabajo o para yeguas lactantes que requieren más calorías y energía.

Por otro lado, el heno de hierba es una buena opción para caballos de bajo trabajo o de facilidad de cuidado. La mayoría de los nutrientes se encuentran en las hojas del forraje, que son una importante fuente de nutrición para el caballo.

Granos o concentrado

Los granos pequeños, como el maíz, la avena y la cebada, son conocidos como concentrados y son más bajos en fibra y más altos en energía en comparación con el pasto o el forraje.

Recuerda tener en cuenta la calidad del grano, así como la calidad del heno o pasto.

La avena es un grano seguro y fácil de alimentar, ya que tiene un alto contenido de fibra, poca energía y más proteínas que el maíz. Sin embargo, una alimentación excesiva de estos concentrados puede causar inflamación intestinal y exceso de reflujo, lo que puede resultar en cólicos.

Toma en cuenta que la mayoría de los granos son bajos en calcio y altos en fósforo.

Pastos

Ten en cuenta que los pastos no son lo mismo que los forrajes.

Si se mantiene adecuadamente, el pasto puede ser una fuente asequible de alimentación y proporcionar a los caballos los nutrientes necesarios como energía, proteínas, vitaminas y minerales.

Es importante tener en cuenta la altura y densidad del pasto para que sea una zona de pastoreo adecuada. Además, el pastoreo también puede ofrecer ejercicio diario a los caballos.

Suplementos

Los suplementos son una parte muy relevante en la industria de la nutrición equina en la actualidad. Sin embargo, solo se deben agregar suplementos a la dieta del caballo si hay una carencia nutricional.

Ojo a esto último porque queremos aclarar que no son imprescindibles.

Los granos se consideran un suplemento energético en una dieta basada en forraje. Habla con un veterinario antes de agregar cualquier cosa nueva, incluidos los suplementos, a la dieta del caballo.

Tabla de alimentación diaria de caballos

La tabla alimentación en equinos es una herramienta esencial para los propietarios y cuidadores de caballos que desean asegurarse de que sus animales reciban la cantidad adecuada de nutrientes y energía en su dieta diaria.

La tabla incluye la cantidad recomendada de heno, concentrados y suplementos, así como las porciones adecuadas para cada caballo, dependiendo de su peso, nivel de actividad y edad.

Sigue el botón a continuación para descargar dicha tabla en PDF:

Horarios de alimentación en equinos

Un caballo debe recibir su comida al menos dos veces al día. No hay un horario específico que deba seguirse, pero ten en cuenta que los caballos pueden acostumbrarse a un horario de alimentación regular.

Si deseas cambiar el horario de alimentación de tu caballo, hazlo de manera gradual para evitar problemas digestivos.

Si tu caballo tiene acceso a un pasto, puede pastar a voluntad, lo que es la forma natural en que los caballos se alimentan y se adaptan mejor a sus estómagos pequeños.

No se recomienda alimentar a un caballo con una sola comida, ya que esto puede causar malestar digestivo, incluido el cólico. Por lo tanto, es importante dividir la comida diaria en al menos dos porciones y administrarlas a lo largo del día.

Tres comidas son ideales, pero no siempre son prácticas para los dueños de caballos.

Cómo NO alimentar a tus caballos

Evita estos errores comunes en la alimentación de los caballos:

Sobrealimentación

El exceso de alimentación puede resultar en problemas de obesidad, incluyendo el síndrome metabólico equino y laminitis.

Cuidado con ser demasiado generoso con la alimentación del caballo si no requiere una dieta especial o inusual.

La sobrealimentación es un problema común en los caballos jóvenes. Aunque es tentador mantener a tu potrillo o caballo de un año bien nutrido, un crecimiento demasiado rápido puede dañar las articulaciones.

Subalimentación

Puede haber un problema de nutrición insuficiente en caballos más viejos y en aquellos que hacen mucho trabajo. Aunque es normal ver a los caballos de trabajo un poco delgados, no deberían estar desmejorados.

Si el forraje no mantiene en buena forma a su caballo de trabajo, considere agregar concentrados para suplir la falta de nutrición.

Suplementación excesiva

Es importante evitar el uso excesivo de suplementos vitamínicos o minerales. No solo es un desperdicio de dinero, sino que también puede causar desequilibrios y, en casos extremos, llegan a ser tóxicos si se consumen en grandes cantidades.

Antes de agregar suplementos, es recomendable consultar con un veterinario para verificar si la suplementación es realmente necesaria.

No proporcionar agua debidamente

Brinda un suministro constante de agua fresca para garantizar la salud de los caballos.

La falta de hidratación, especialmente en caballos que solo tienen acceso al heno, puede causar cólicos por impactación.

En invierno, el agua fría puede disuadir a los caballos de beber y aumentar el riesgo de cólico por impactación.

Una forma de evitar esto es usar un calentador de canal o mezclar agua caliente con agua fría para mantener el agua en una temperatura aceptable para los caballos.

Pasto inadecuado

A simple vista, es fácil pensar que un campo de hierba es abundante y verde. Pero al examinarlo de cerca, puedes descubrir que está invadido por hierbas no deseadas.

Esto significa que los caballos tienen que esforzarse más para encontrar suficiente comida y pueden comenzar a comer hierbas poco nutritivas y, en ocasiones, tóxicas.

Supervisa pastos para que puedan proporcionar una buena alimentación para tus caballos.

No proporcionar sal

Es fundamental que los caballos tengan un equilibrio adecuado de electrolitos y la sal es una parte importante de ello.

Algunos propietarios colocan sal libremente en la comida de sus caballos, pero igual sé cuidadoso y no te excedas con la cantidad de sal.

La mayoría de los caballos son capaces de regular su consumo de sal mediante el acceso a un bloque de sal en su establo o pasto.

Referencia:

Autor

MOISES YERBEZ

Cofundador y editor de Guía de Granja, donde comparto mi pasión por la vida del campo y los animales de granja. Estoy encantado de compartir por acá todos mis conocimientos para cuidar a sus animales de crianza también.