Caballos y el Baño: 8 Hechos y Consejos que Debes Saber

La piel y el pelo de los caballos es tan variada como el de los humanos.

Por eso algunos de ellos necesitan ser bañados semanalmente, otros mensualmente, algunos incluso solo se bañan cuando es estrictamente necesario.

En este artículo analizaremos cuándo es bueno bañar a tus equinos, cómo limpiarlos sin bañarlos, también responderemos otras preguntas de interés, así que sigue leyendo.

Tabla de contenidos

Cada cuánto tiempo se baña un caballo

Tan pronto como la temperatura comienza a aumentar, los propietarios de caballos los bañan para eliminar toda la grasa y caspa acumulada en su pelaje durante el invierno.

Sin embargo, duchar al caballo no debería ser una ocasión exclusiva que solo se realiza luego del invierno.

Estos animales necesitan ser lavados más frecuentemente de lo que tendemos a pensar, sobre todo si se entrenan regularmente o si hacen actividades donde se ensucien mucho.

Pero esto no es lo único que se debe tomar en cuenta para conocer cada cuánto tiempo se debe duchar un caballo.

Hay una serie de factores que determinan la frecuencia con la que se tienen que bañar. Es importante considerar todos los factores antes de decidir si es hora de bañar a estos animales.

A continuación, analizaremos cuáles son estos factores:

La temporada

Probablemente te encuentres en temporada de ferias, espectáculos y eventos a los que debas llevar a tu caballo lo más presentable posible.

Si ese es tu caso, puedes bañar a tu potro justo antes del evento para garantizar que se vea lo mejor posible.

Por el contrario, si estás fuera de temporada de eventos, lo mejor sería no ducharlo.

En su lugar, puedes mantenerlo limpio utilizando una toalla húmeda caliente, también cepíllalo al menos tres veces por semana para eliminar el exceso de polvo y caspa en su pelaje.

Por último, puedes lavar su cola con champú, remojándola y sacudiéndola en un balde, luego sécalo bien y utiliza repelentes para que esté protegido de los insectos.

Condición climática

En condiciones de frío, no te recomendamos bañar a tu caballo, especialmente si no cuentas con calefacción o una manta para mantener su calor.

Exponer a tu caballo al frío innecesariamente puede ser perjudicial para su salud general, si deseas que esté aseado en momentos como este, recomendamos usar una toalla húmeda caliente para limpiar su pelo.

Esto eliminará la suciedad sin mojarlo y preservará los aceites esenciales de su pelaje.

Tipo de pelaje

Los caballos tienen distintos tipos, algunos con capas más aceitosas y otros no tanto.

Las funciones del aceite en el pelo de tus caballos es protegerlo de insectos y microorganismos, además de proporcionar aislamiento contra el agua y bajas temperaturas.

Un pelo bien liso, brillante y un poco más pesado es señal de que tiene buena cantidad de aceites naturales.

Por otro lado, si el pelo es más áspero y opaco significa que no tiene tanto de estos aceites.

Si tu caballo tiene el pelo lleno de grasas naturales, es aconsejable que no lo laves con champú con tanta frecuencia.

Es esencial bañar a tus caballos solo con productos hechos específicamente para equinos.

Condición médica

Antes que nada, hay que entender que diferentes lesiones requieren diferentes cuidados, algunas requieren enjuague con agua fría, mientras que otras necesitan ser lavadas a diario.

Dicho esto, es importante ponerse en contacto con un veterinario si sospechas de alguna enfermedad o dolencia que necesite ser tratada con un baño.

Él te indicará el horario adecuado para bañar a tu caballo con una enfermedad.

Aun así, si observas que tiene alguna herida o lesión que necesita limpieza urgentemente, no dudes en darle un buen lavado.

¿Se puede bañar un caballo después de montarlo?

Sí, se puede bañar un caballo después de cabalgar, pero no es necesario dar baños después de cada paseo o entrenamiento.

Para eliminar la suciedad y el sudor, será suficiente con que enjuagues y cepilles a tu caballo, eso lo mantendrá limpio y feliz.

En caso de que queden residuos de suciedad luego del enjuague, se necesita un baño.

Solo si ha terminado un entrenamiento o paseo particularmente extenuante, sugerimos usar un cepillo de raíces para remover el barro y estiércol.

Recuerda comenzar por sus patas para que se relaje, utiliza un poco de agua y haz movimientos circulares con el cepillo.

Al finalizar, asegúrate de secarlo bien.

¿Se puede bañar un caballo en invierno?

Los baños en invierno no están totalmente prohibidos para estos animales, pero sí deben minimizarse lo máximo posible.

Los caballos muy viejos, muy jóvenes, con problemas respiratorios o inmunológicos, son más propensos a enfermarse gravemente al bañarse con climas fríos.

Sin embargo, si está muy lleno de lodo y no tienes otra opción más que bañarlo en invierno, te aconsejamos que evites hacerlo al aire libre donde las temperaturas son más frías.

Cómo bañar a un caballo en invierno

Para que tu caballo esté seguro y cómodo, trata de bañarlo en el día cuando el clima aún es cálido. Mejor dale una ducha en el interior, lejos de las corrientes de aire.

También procura lavar solo las áreas que debes. Los champús sin agua son excelentes para la limpieza en climas fríos, igualmente son conocidos como “champús secos”.

Si es necesario lavar todo su cuerpo, emplea agua tibia. Evita los champús que deben permanecer varios minutos antes de enjuagar.

Una vez concluido el baño, llévalo a un lugar con calefacción para que se seque y recupere su calor lo antes posible.

Tips para bañar un caballo

Lavar al caballo puede parecer difícil al principio cuando no estás acostumbrado a hacerlo; por eso, aquí te damos un par de consejos para que realices esta tarea de la manera más rápida y fácil:

  • Ten todos los suministros y materiales a la mano. Consigue materiales como una manguera, un par de esponjas, guantes impermeables, toalla y shampoo para equinos.
  • Sé considerado con el tiempo y sitio. Antes de duchar a tu amigo de cuatro patas, observa el clima y pregúntate, ¿yo también me bañaría con este clima? Si la respuesta es no, entonces seguro que a tu caballo tampoco le gustará.
  • Acomoda al caballo. Atráelo con un poco de comida y átalo para que se quede en un lugar mientras lo lavas, si se mueve mucho será más difícil.
  • Comienza lentamente. Si el caballo se muestra escéptico con la idea del baño, comienza lentamente enjuagando sus patas y avanza poco a poco por el resto de su cuerpo.
  • Trátalo con delicadeza y cariño. A nadie le gusta que lo traten mal y estos animales no son la excepción, haz que su experiencia en el baño sea tan buena que quiera volver a repetirla lo antes posible.
  • Cola y cabeza al final. Muchos equinos son temerosos al agua porque son extremadamente sensibles, por eso deja estas partes al final; a veces un paño húmedo por la cara es suficiente.
  • Sécalo adecuadamente. Asegúrate de que esté completamente seco antes de volver a ponerlo en su establo.

¿Con qué shampoo puedo bañar a mi caballo?

Los caballos necesitan ducharse con champús especiales que limpien su cuerpo y pelo, pero sin remover sus aceites naturales.

Es por eso que no recomendamos bañarlos con ninguno tipo de champú para personas o hecho para cualquier otro tipo de animal.

Tampoco sirve cualquier jabón para lavar los platos o la ropa. Sí o sí necesitan un champú especial para equinos, invertir en ello es una de las mejores decisiones que puedes tomar para cuidar la salud de estos animales.

A qué edad se puede bañar un potrillo

Si eres un dueño responsable es normal que te preguntes, ¿A qué edad se puede bañar un caballo?

Los veterinarios recomiendan bañar a los potros a partir de los 6 meses de edad, cualquier suciedad o exceso de caspa puede ser removida enjuagando al potrillo.

Cuando le des su primer baño, comienza lentamente por sus patas para que poco a poco se acostumbre, algunos equinos le temen mucho al agua por naturaleza, por eso debes ser paciente si se mueve mucho las primeras veces.

También recuerda seguir nuestros consejos para bañar un equino adecuadamente.

A qué hora se bañan los caballos

Preferiblemente, procura bañar a tu caballo en horas de sol para que este contribuya con el secado, así tu caballo también se sentirá más cómodo y con más energía.

Conclusiones

Todos queremos que nuestros caballos estén lo más aseados y saludables posible, el primer paso para lograr esto es brindarles una nutrición adecuada, el segundo paso es saber cada cuánto se bañan los caballos para mantener su higiene regular.

Ten presente que la frecuencia con la que se ducha depende principalmente del propio caballo y del motivo del baño.

Si se ensucia mucho, es bueno bañarlo cada semana, pero si se mantiene con buena higiene, entonces es mejor hacerlo una vez al mes para no desgastar mucho los aceites de su piel.

Al igual que nos sucede a nosotros, el exceso de jabones y champú, puede resecar y dañar su piel o pelo.


También podría interesarte »

Deja un comentario